¿HIJOS DE SEGUNDA?

Índice del artículo

No solo hablamos de los niños como víctimas sino también de la familia adoptiva en general; al comienzo del monólogo Ana morgade habla de su prima que ha adoptado a un niño refiriéndose a el de la siguiente forma “ bueno suyo, suyo no es”; sino tienen claro los conceptos de adopción por favor no creen un monólogo, volvemos con los problemas de identidad que muestran la mayoría de los jóvenes adoptados, si ven esto solo les hará cuestionarse más su identidad y pertenencia a la familia porque desgraciadamente para los jóvenes la televisión es una fuente de sabiduría.

Para culminar también hacer alusión en el momento en el que se compara a un niño con un objeto, al decir “ que escogieron el niño chino para que combinase con su sofá”, por favor seamos un poco más humanos y respetuosos con los demás y más con los niños.

 Aunque el monologo puede ser concebido como comedia, creemos que esto no debe ser así, las bromas en el momento que atentan contra un colectivo dejan de serlo. Como asociación en defensa de la adopción, velamos por el trato igualitaria a estas familias y a las familias adoptados y en este caso se promueve todo lo contrario.

 Comunicado de los Adoptantes

 Al igual que nuestros hijos, manifestados anteriormente con sus propias palabras, no es admisible tratar a las personas adoptadas como cosa. En su monólogo, usted y su equipo les arrebata la condición de personas. A las personas no se nos devuelve, no tenemos garantía.

 El más básico de los derechos humanos defiende el derecho a ser persona. A nuestros hijos les ha tocado vivir duro. Son conscientes que para habernos encontrado en nuestras vidas, antes sufrieron de abandono. Piensa en ello. No se les devuelve. No abandonamos.

 Un menor, que precisa una familia, y una familia que se ofrece a adoptarle, es algo más serio que la elección de su sofá. No elegimos porque no son cosas. Piensa en ello. Son hijos muy deseados y muy esperados. Se plantean problemas que procuramos solventar, como la búsqueda de identidad, por ejemplo. Ellos son quienes son y sus circunstancias y deben estar seguros que no se les puede devolver.

 A los adoptantes no nos ha gustado que te rías de nuestra opción de paternidad, pero no podemos consentir que se pretenda anular a la persona de nuestros hijos.

 Exigimos una disculpa pública por el daño causado a la dignidad de estas personas.

Follow us

Lorem ipsum dolor sit amet, consetetur sadipscing elitr, sed diam nonumy eirmod.